Una empresa de la familia Cuiña construye la nueva terminal de Heathrow
18-09-2011
Inasus, compañía que dirige Eladio Cuiña, logra una contrato de 20 millones de euros concedido por la UTE de Ferrovial Agroman y Laing O´Rourke, adjudicatarias del proyecto.
 
L. PIÑERO - VIGO
La empresa Inasus, perteneciente al grupo empresarial Aurela, controlado por la familia lalinense Cuiña, será la responsable de la construcción de la fachada de la nueva terminal internacional del aeropuerto londinense de Heathrow. El contrato para la realización de esa obra ha sido concedido a esta firma por la UTE constituida por Ferrovial Agroman y Laing O´Rourke. La actuación de la de la firma que dirige Eladio Cuiña tiene un presupuesto de 20 millones de euros y un periodo de ejecución de un año.
Inasus es una empresa especializada en el diseño, proyección, realización y ejecución en obra de fachadas estructurales y especiales, sector en el que tiene una experiencia de 40 años.
El nuevo edificio, en el que Inasus se encargará de construir las fachadas, reemplazará a la vieja Terminal 2 y al edificio Queens Building, construidos en los años 50, tendrá una capacidad de 20 millones de pasajeros anuales y contará con un innovador diseño que permitirá reducir en un 40% las emisiones de CO2. 
Heathrow, que en 2008 inauguró la nueva Terminal 5, se convertirá de esta manera en uno de los aeropuertos más modernos y sostenibles de Europa.
El proyecto de la T2A incluye el diseño y la construcción del nuevo edificio, las plataformas para estacionamiento de aeronaves, la conexión con el edificio satélite T2B, la carretera de acceso, una nueva estación de producción de frío y todos los servicios afectados.
 
Reforma de aeropuerto
 
La nueva Terminal T2A forma parte del plan global de desarrollo y transformación del aeropuerto de Heathrow para el año 2020. El programa de inversiones del aeropuerto londinense permitirá que 70% de los viajeros utilicen terminales nuevas en 2013, mientras que el 30% restante pasarán por la T1, T3 y T4, que están siendo reformadas por completo.
Una de las características principales de la nueva infraestructura, en la que Inasus se encargará de la construcción de las fachadas, es que cumple los más exigentes criterios de sostenibilidad, por lo que se convierte en la primera terminal de nueva generación verde de Europa. Para conseguir este objetivo, el diseño se ha cimentado en cuatro pilares: sostenibilidad (mediante la reducción de la huella de carbono de un 40% respecto de la terminal que sustituye); versatilidad; funcionalidad y minimización en las operaciones aeroportuarias durante la fase de construcción.
Con el objetivo de reducir las emisiones, entre otras instalaciones, se ha concebido un centro de energía eficiente, en las inmediaciones del Terminal, abastecido por energía renovable. Este centro regula la climatización del edificio, lo que permite obtener unas prestaciones óptimas, tanto en confort como en eficiencia energética.
El sistema que Inasus empleará en Hearthrow tiene una alta complejidad. La obra consiste en la construcción de la envolvente principal del edificio, que será un muro cortina de 22 metros de altura que se sostendrá descolgado desde la cubierta, transmitiendo el empuje del viento hacia los pilares separados por una distancia de 18 metros entre ellos.
El sistema diseñado tendrá que soportar además movimientos verticales de la estructura –de hasta 38 milímetros– y equilibrar problemas torsinonales, sin contar para ello con uniones fijas a las estructuras del edificio. La fachada contará también con elementos exteriores de sombreamiento a base de parasoles extrusionados de 1,2 metros y pantallas para evitar el reflejo de los radares de la torre de control.

Fuente: Faro de Vigo
Inasus y el CTAG crean un nuevo tipo de fachada que aprovecha la energía solar
21-06-2010
J. CARNEIRO - VIGO Inasus, una empresa de Lalín especializada en el diseño y ejecución de fachadas para edificios, desarrolla con el Centro Tecnológico de la Automoción de Galicia (CTAG) un nuevo modelo de fachada "ecológica" que aprovecha la energía del sol y minimiza el consumo interno del edificio. EL proyecto se puso en marcha en septiembre año pasado y está cofinanciado por la Consellería de Industria a través de su programa INCITE.
Como elementos novedosos está previsto que este nuevo sistema de fachadas cuente con importantes medidas de control solar (aislamiento térmico de las construcciones), así como de captación de energía, principalmente a través de sistemas solares térmicos y fotovoltaicos que permitan obtener nuevas soluciones mediante el uso de tecnologías avanzadas.
Estos elementos se estudiarán con el objetivo de minimizar el consumo energético de la construción de forma que se investigarán las distintas zonas de instalación, posibles equipamientos y distintas variables que determinen la rentabilidad económica, así como el impacto ambiental incluyendo en el estudio de la energía embebida (total necesaria para su producción) de los distintos materiales.
Otra de las funciones de los elementos de control solar es la de controlar la iluminación del espacio interior, desde un punto de vista del confort que obtendrán los usuarios del edificio, por lo que los elementos de control solar tendrán un papel muy importante. Para asegurar tanto la calidad de la construcción como la maximización de su vida útil, el sistema debe ser ensayado sobre un prototipo donde entren en juego los materiales definitivos del sistema.
Estos ensayos están siendo realizados en el CTAG y su objetivo es alcanzar la homologación que valide la clasificación del sistema respecto de las normativas europeas correspondientes y la durabilidad de sus componentes mediante ensayos climáticos.
Con el objeto de mejorar la flexibilidad de las fachadas se diseñará un sistema mixto que, basándose en los conceptos anteriormente descritos, hará posible el intercambio de sistemas sin la necesidad de modificar los parámetros del sistema base. De esta manera será posible la obtención de dos tipos de fachada distintos pero en los que los perfiles básicos, así como gran parte de los accesorios sean comunes y permitan alcanzar un sistema fuerte, flexible y ambientalmente sostenible.
El objetivo de este proyecto de I+D+i es lograr una fachada "ecológica" compatible con la máxima calificación de los denominados edificios LEED. Los sistemas de clasificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), desarrollados por el USGBC (U.S. Green Building Council) y gestionados en España a través del CCVE (Consejo de Construcción Verde de España, www.spaingbc.org), establecen estándares de construcción de edificación sostenible. LEED puntúa a los edificios en base a su sostenibilidad con criterios como la eficiencia energética, el aprovechamiento de agua, los materiales usados, el entorno, etc.
Entre los proyectos llevados a cabo por Inasus en los últimos tiempos están la Terminal T4S del aeropuerto de Barajas, la ciudad financiera del Banco de Santander en Boadilla del Monte, la torre para Caja Madrid y la ciudad de la Cultura en Santiago.

Fuente: Faro de Vigo